Lo que mata en tiempos de pandemia es la desigualdad social


Por Sharon N. DeWitte
Universidad de Carolina del Sur

No debemos esperar que COVID-19 se comporte de la misma manera que las pandemias históricas de pestes. Pero ambos casos muestran cómo las desigualdades exacerban los resultados de mortalidad.

Es un día hermoso y cálido en Londres, en el verano de 2003. Salgo del metro de Londres en la estación Tower Hill y avanzo lentamente a través de una multitud de personas ansiosas por llegar a los muchos destinos turísticos de la zona. Al salir de la estación, justo al otro lado de la calle, frente a mí, está la Torre de Londres, hermosa e imponente, y definitivamente vale la pena visitarla. Pero eso no es para lo que estoy aquí hoy. Me alejo de la Torre, me pierdo un poco, y finalmente, a menos de una cuadra de la estación, encuentro un símbolo de lo que me llevó a la ciudad: a mitad de un muro de ladrillo está el letrero de East Smithfield. Este letrero marca un camino que actualmente está ocupado por edificios indescriptibles y modernos que albergan bancos, hoteles, una peluquería y otros negocios, con automóviles y taxis negros y autobuses de dos pisos que pasan zumbando. Pero hace casi 700 años, era el límite de un cementerio en las afueras de Londres que se utilizó para enterrar a más de 2000 víctimas de la Peste Negra. La mayoría de las víctimas de la peste permanecen enterradas debajo de los edificios que se encuentran allí hoy, pero algunas de ellas fueron exhumadas en la década de 1980. Estuve en Londres para estudiar a esas personas, para examinar sus esqueletos en busca de pistas sobre sus vidas antes de morir en una de las peores epidemias de la historia humana.


En las últimas semanas se han realizado innumerables falsas comparaciones entre Covid-19 y la Peste Negra. Permítanme ser clara: no existe una analogía directa entre la plaga del siglo XIV y la actual y cada vez más grave pandemia de Covid-19. Existen muchas diferencias entre sus patógenos causales, fisiopatología y contextos sociales y médicos. Como con todo lo demás que estudian los antropólogos, el contexto es crucial para comprender la experiencia y los resultados de la enfermedad, y no debemos esperar que Covid-19 se comporte de la misma manera que las pandemias históricas de peste. Pero un paralelo que debe establecerse entre ambos casos es el papel que la desigualdad social puede desempeñar en el empeoramiento de los resultados de una pandemia.


Como se señaló en el New York Times, Time y en otros lugares, el distanciamiento social y el autoaislamiento tiene menos probabilidades de ser posible para las personas de bajos ingresos, lo que los pone en mayor riesgo de exposición a Covid-19. Las personas con ingresos más bajos también son más propensas a sufrir las condiciones de salud subyacentes (por ejemplo, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y enfermedades respiratorias) que elevan los riesgos de enfermedad grave y mortalidad por Covid-19. Los terribles efectos del racismo estructural son evidentes, por ejemplo, en las muertes dramáticamente desproporcionadas de afroamericanos y latinos y BAME (grupos étnicos negros, asiáticos y minoritarios) en el Reino Unido. Los estudios indican que la contaminación del aire está asociada con riesgos elevados de muerte por Covid-19, y las comunidades pobres tienen más probabilidades de estar expuestas a concentraciones más altas de contaminación del aire en comparación con las comunidades más ricas. Las personas sin hogar que no tienen acceso regular al agua potable y las personas que no pueden pagar sus facturas de servicios públicos y que, por lo tanto, tienen el servicio de agua cortado, no pueden lavarse las manos con frecuencia, lo que les impide tomar una de las principales medidas recomendadas por los expertos en salud para prevenir la propagación de la enfermedad. La pandemia actual está haciendo evidente en una escala alarmante los efectos desastrosos que tienen las desigualdades en la salud, pero esta interacción entre pandemias y desigualdad no es nueva.

Durante más de 15 años, estudié demografía y salud antes, durante y después de la Peste Negra del siglo XIV, una pandemia causada por la bacteria de la peste bubónica Yersinia pestis. La Peste Negra se extendió por Afro-Eurasia en la década de 1340 y mató aproximadamente a entre el 30 y el 60 por ciento de las poblaciones afectadas. Este alto nivel de mortalidad es aún más impactante si se considera que la pandemia solo duró unos pocos años en los global y fue aún más efímera a nivel local; en Londres, la Peste Negra duró menos de dos años, circa 1349-1350. Es probable que esta tasa de mortalidad general devastadoramente alta refleje una tasa de mortalidad subyacente aún mayor (pero actualmente inestimable).

Parte de mi trabajo se centra en las personas que vivieron y murieron en los siglos anteriores a la Peste Negra, todos los cuales fueron enterrados en un puñado de cementerios (St. Nicholas Shambles, St. Mary Spital, Guildhall Yard) que se encontraban dentro de una milla cuadrada el uno del otro en el corazón de Londres. Algunas de estas personas nacieron y se criaron en Londres, pero muchas eran inmigrantes de áreas rurales de Inglaterra o más allá. No conozco la identidad de ninguna de las personas que estudio, pero según los registros contemporáneos, sé que hay personas ricas y pobres, monjes y laicos, e individuos de todas las edades y sexos en estos cementerios. En el Centro de Bioarqueología Humana del Museo de Londres, sentada en una mesa rodeada de los restos cuidadosamente seleccionados de aproximadamente 20.000 personas que murieron en Inglaterra en el transcurso de más de dos milenios, miré los restos esqueléticos de cientos de londinenses medievales, evaluando las variantes de tamaño y forma que me permiten estimar sus edades al momento de la muerte y el sexo. También examino sus dientes y huesos en busca de signos de exposición al estrés durante la infancia, como bandas de esmalte más delgado en los dientes (hipoplasia lineal del esmalte) o huesos de las piernas que son más cortos que el promedio. Estos marcadores de estrés esquelético pueden reflejar episodios de desnutrición o enfermedades infecciosas que interfieren con el crecimiento y el desarrollo, y que potencialmente podrían haber hecho que esas personas sean más susceptibles a la enfermedad más adelante en la vida.

Al analizar estos datos, descubrí que menos personas sobrevivieron hasta la edad adulta tardía y más personas tuvieron signos de estrés en el desarrollo en el siglo XIII en comparación con sus predecesores en los siglos XI y XII, lo que apunta a un empeoramiento de la salud, en general, antes a la Peste Negra. Estos cambios en la salud ocurrieron en el contexto de crecientes desigualdades sociales en Inglaterra. El crecimiento de la población antes de la Peste Negra superó la producción agrícola, y para fines del siglo XIII, se estima que el 70 por ciento de la población inglesa vivía en o por debajo del umbral de pobreza. Las condiciones para los hogares más pobres empeoraron por las hambrunas recurrentes, incluida la Gran Hambruna de 1315 a 1317. Es probable que un número creciente de personas haya experimentado desnutrición severa antes de la Peste Negra, y dados los poderosos efectos del estado nutricional en la salud, esto probablemente afectó negativamente a la mayoría de la población inglesa. El deterioro en la salud, que se refleja en las patologías y la disminución de las expectativas de vida en los restos esqueléticos que examiné, podría haber exacerbado los resultados de mortalidad durante la Peste Negra, haciéndolo más mortal de lo que hubiera sido si más personas hubieran tenido acceso a una alimentación adecuada y mejor salud antes de la epidemia.

También he estudiado los restos de personas que murieron durante la Peste Negra en Londres y fueron enterrados en el cementerio East Smithfield ubicado cerca de la Torre de Londres. El cementerio se estableció antes de que comenzara la epidemia en Londres en respuesta a los informes de sus efectos en otras partes de Europa y las noticias de su llegada a la costa sur de Inglaterra en 1348. Esta preparación previa a la epidemia sugiere que las personas en Londres esperaban que la mortalidad fuera devastadora y excediera las capacidades de los cementerios existentes. East Smithfield solo se usó durante la Peste Negra, y al final de la epidemia en la ciudad, aproximadamente 2.400 personas habían sido enterradas allí en tumbas individuales o en largas trincheras que contenían cientos de individuos apilados uno encima del otro. Independientemente del tipo de entierro, todos fueron tratados con aparente cuidado y respeto, casi todos descansaron después de la convención cristiana medieval: supinos, envueltos en una mortaja sin posesiones mundanas, y con la cabeza orientada hacia el oeste. A algunas de las personas enterradas en East Smithfield les faltaban extremidades (es decir, se encontraban en etapas avanzadas de descomposición) en el momento del entierro, lo que indica que los habían dejado en sus hogares o en las calles durante días después de morir, dado que la asombrosa cantidad de las muertes diarias abrumaron los recursos para los entierros adecuados. Incluso a esas personas se les ofreció el mismo tipo de entierro que todos los demás, y esto, más que cualquier otra cosa que conozca sobre East Smithfield, enfatiza la humanidad de las personas enterradas allí y de los encargados ​​de su entierro.

Al examinar los riesgos de mortalidad y los patrones de patologías esqueléticas entre personas de East Smithfield, encontré evidencia de variación en el riesgo de mortalidad durante la Peste Negra y que el estado de salud previo a la epidemia afectó los riesgos de muerte durante la epidemia misma. Es importante destacar que parte de la variación en el estado de salud antes de la Peste Negra podría haber sido mediada por el estado social o la desigualdad de la riqueza. Las personas con hipoplasia del esmalte y baja estatura, que podrían reflejar las consecuencias nutricionales de la pobreza, tenían más probabilidades de morir durante la Peste Negra en comparación con las personas de la misma edad sin estos marcadores de estrés del desarrollo. El vínculo entre la pobreza y la mortalidad durante la Peste Negra y los brotes de peste medievales posteriores también está respaldado por alguna evidencia documental.

La Peste Negra ha fascinado a la gente desde el momento en que ocurrió, y además de recibir atención académica, está representada o referenciada en obras de arte, novelas, películas y otros medios. El estudio de una pandemia que intriga a tanta gente coloca a los estudiosos de la Peste Negra en la posición de llevar parte del interés en esta plaga del siglo XIV hacia la investigación y educación sobre enfermedades que persisten, que están surgiendo ahora y nos amenazarán en el futuro. Espero que si una masa crítica de personas, a nivel mundial, comprende la causa y la transmisión de enfermedades infecciosas, la medida en que las enfermedades nos amenazan y dan forma a nuestras vidas, economías y biología, y cómo el comportamiento humano puede afectar poderosamente sus resultados, entonces podemos tener éxito en la construcción de mayores capacidades para evitar al menos algunos de los efectos devastadores de enfermedades como Covid-19.
 
A menudo me preguntan si creo que una pandemia tan terrible como la Peste Negra ocurrirá en el futuro. Enfermedades emergentes y reemergentes como la Peste Negra y Covid-19 son un problema persistente por una variedad de razones, incluida la escala y la velocidad del transporte global. Pero no creo que los resultados observados para la Peste Negra sean inevitables. Hoy comprendemos mucho mejor qué causa las enfermedades y cómo se propagan, tenemos herramientas para estudiar los patógenos, tenemos la capacidad de producir vacunas o terapias farmacológicas efectivas, y tenemos la capacidad de difundir rápidamente información sobre la prevención de enfermedades. Sin embargo, continuaremos viendo una cantidad espantosa e inexcusablemente alta de muertes evitables durante la pandemia y brotes de Covid-19 en el futuro si no hay cambios extraordinarios (lo que algunos podrían ver como revolucionarios) en la desigualdad de la riqueza, la distribución de recursos y acceso a la atención médica y la educación de calidad.

Los factores sociales y económicos que afectaron la enfermedad y la muerte en el momento de la Peste Negra, y actualmente en el contexto de Covid-19, son en gran medida exógenos para el cuerpo individual y, por lo tanto, es teóricamente posible prevenirlos o cambiarlos. Debemos ser impulsados ​​a reducir las consecuencias negativas de la desigualdad y a priorizar la salud de todas las personas en lugar de la riqueza excesiva de unos pocos. España está tomando medidas para implementar un ingreso básico permanente en respuesta al impacto social y económico de la pandemia. Queda por ver si estas y otras medidas en otros lugares están suficientemente extendidas, si son efectivas y se sostienen a largo plazo.

Fuente: AAA

Entradas populares