La enfermedad urbana: que tengas un lugar donde dormir no significa que tengas un hogar


Por Michele F. Fontefrancesco
Università di Scienze Gastronomiche

La pandemia de COVID-19 no se trata solo de la propagación de un virus. Es un fenómeno social que revela una enfermedad más profunda y silenciosa que afecta a nuestras metrópolis. En su obra fundamental, La ciudad en la historia, Lewis Mumford discutió la trayectoria histórica de Roma, desde el vital centro cosmopolita hasta su declive tardío, de la “megalópolis” a la “necrópolis”. La discusión se centró en la relación sociocultural entre sus ciudadanos y el desarrollo de una estructura política disfuncional y opresiva. Por tanto, según Mumford, el corazón de la ciudad es su vida política y su enfermedad letal es la crisis de la democracia. COVID-19 sugiere una enfermedad diferente para nuestras ciudades contemporáneas, revelada por el pánico de sus habitantes ante la noticia de las medidas de cuarentena en los últimos meses. Para diagnosticar esto, es necesario examinar las causas del éxodo atemorizado ocurrido durante las noches del 7 y 10 de marzo.


Según Reuters, el COVID-19 se confirmó por primera vez en Italia el 31 de enero. Sin embargo, su brote data unas semanas después, cuando se detectó un grupo de 16 casos en el norte de Italia. Las restricciones de movilidad fueron implementadas por el gobierno italiano desde principios de enero. Al principio, el gobierno apuntó a reducir el contacto con China. Tras la detección del primer foco italiano, se puso en cuarentena a los 11 municipios identificados como centros del cluster italiano. A pesar de su implementación, estas medidas no detuvieron el contagio, y a principios de marzo el virus se había extendido por todo el país. Ante esta situación, CNN informó un borrador de un nuevo decreto gubernamental que habría puesto en cuarentena a toda Lombardía y las otras 14 provincias del Norte. Cuando el gobierno confirmó su intención, miles de personas en Milán huyeron a las estaciones de tren o se subieron a sus automóviles rumbo a sus regiones de origen. Muchos eran estudiantes o trabajadores jóvenes. Las imágenes de esa noche, transmitidas por estaciones de televisión y redes sociales, desencadenaron una reacción indignada del público y un severo debate político que derivó en excepcionales medidas de contención para los viajeros entrantes.

A pesar del feroz desprecio del público en internet respecto a las restricciones, los viajeros no recibieron la libertad condicional y se hicieron pocos intentos para comprender las causas de tal reacción. ¿Por qué miles de jóvenes querían alejarse de la ciudad más rica del país, quizás arriesgando sus trabajos y carreras? ¿Fue solo miedo e ignorancia, o tuvo que ver con antecedentes culturales? Si bien el evento renovó la retórica incrustada en una historia de estereotipos geográficos y denigración, logré recopilar testimonios de quienes abandonaron Milán esa noche en un intento de comprender mejor los afectos ordinarios que los hicieron huir.

Lo que temían mis informantes no era el virus; eran sus casas en la ciudad. Temían estar confinados allí durante días y semanas. "No puedo vivir días y días en una habitación de 4×3 metros, en un apartamento compartido con un grupo de extraños", fue la reacción emblemática de una estudiante. Como ella, muchos otros describieron el pánico que sintieron ante la posibilidad de quedarse aislados en casa. Esto también fue expresado por profesionales: “Trabajo en una oficina en la ciudad. Estoy feliz por mi trabajo, pero 1.500 euros es lo que gano en un mes, suficiente para vivir y tener una linda habitación en un lindo piso compartido con otras tres personas. Esa tarde [el 7 de marzo] decidí dejar Milán y volver corriendo a casa. No tenemos una casa grande aquí, pero si tengo que estar encerrado en un piso, al menos aquí tengo a mi familia alrededor y no a un montón de extraños agradables".

En un país donde las ciudades son los principales destinos de la movilidad interna, los estudiantes y trabajadores que se desplazan allí se ven atraídos por mejores servicios y un mercado laboral más dinámico. Su elección de vivienda es económica, optando por habitaciones y estudios reducidos. No es lo ideal, pero les reconforta el hecho de que se trata solo de alojamientos temporales durante unos meses o un año, y para ser utilizados solo por la noche, mientras que el resto del día se pasa al aire libre, tanto por trabajo como por ocio. Para estas personas, el “hogar” en la metrópoli es un lugar funcional; es un lugar sin pasado ni futuro. En este contexto, el encierro los condenó a vivir en un lugar en el que nunca tuvieron la intención de vivir. La gente intentó escapar de este futuro y el precio de la fuga fue terrible.

En los días siguientes se produjeron éxodos similares en otros países. Estos episodios ofrecen una fuerte lección para la antropología urbana. COVID-19 puso de relieve la patología de nuestras metrópolis. Es una patología enraizada en su estructura económica, que parte de la precariedad. Para los estudiantes y los trabajadores jóvenes, la metrópoli representa un sueño de éxito que a menudo ofrece salarios escasos y puestos precarios. Con demasiada frecuencia se excluye un alojamiento decente, un lugar al que llamar hogar; en cambio, los alojamientos se convierten en espacios funcionales en los que vivir, pero no para quedarse ni para habitar. La lección está aquí, en esta imagen contemporánea de insostenibilidad urbana que hace huir a la gente y permite que los virus se propaguen.

Fuente: AAA

Entradas populares